The Information Systems and Computer Applications examination covers material that is usually taught in an introductory college-level business information systems course.

Los piratas informáticos no son la única amenaza contra la seguridad en Internet

Los piratas informáticos no son la única amenaza contra la seguridad en Internet: “Por Ben Worthen

Los piratas sofisticados nos son los únicos que han conseguido acceder a información sensible en Internet. Una gran cantidad de información está quedando al descubierto o está siendo mal protegida por compañías y gobiernos.

El número de víctimas de robo de identidad en Estados Unidos dio un salto de 12% a 11,1 millones en 2009, según la firma de investigación de mercado Javelin Strategy & Research. Los casos de fraude denunciados al Centro de Quejas de Crimen por Internet (IC3 por sus siglas en inglés), organismo asociado con el Oficina Federal de Investigaciones (FBI), subieron 23% a 336.655 el año pasado.

La información que la gente revela sin darse cuenta en sitios web como Facebook juega un papel significativo. También cuentan las fallas técnicas como la que un grupo demostró recientemente en la página del proveedor estadounidense de telefonía celular AT&T Inc.

Pero en algunos casos, encontrar información privada importante como los números de las tarjetas de crédito o el historial médico en Internet no requiere de una pericia informática demasiado desarrollada. En su lugar, parece que esa información está al alcance de cualquiera que sepa dónde buscar.

En Atlanta, en el estado de Georgia, se descubrió que un archivo que incluía los nombres, números de seguro social, las direcciones y números de teléfono de unos 1.000 bomberos de la ciudad estaba disponible en Internet. Hasta mayo, los números de seguro social y de la licencia de conducir de cientos de personas asociadas a la Universidad Edward Waters, en Florida, estaban en la web, incluso indexados por los motores de búsqueda.

La ciudad de Atlanta alertó a los trabajadores que se vieron afectados por la falla de seguridad y sigue investigando el incidente. A su vez, un vocero de Edward Waters dijo que la filtración de la información se debió a un ‘error humano’.

Eric Johnson, profesor de la Escuela de Negocios Tuck, de Darmouth College, encontró numerosos archivos que contenían nombres, números de identificación personal y números de seguro de salud de miles de personas y que quedaron al descubierto por los programas de intercambio de archivos (P2P).

Programas como LimeWire, que permite que las computadoras se conecten directamente entre sí, se utilizan en la mayoría de los casos para intercambiar música y archivos de video, aunque en realidad pueden transmitir cualquier clase de información.

‘Ahí no estamos hablando de piratería ni nada parecido’, dice. ‘Sólo estamos navegando’. Basta con introducir términos básicos de búsqueda como nombres de hospital en el programa para obtener resultados asombrosos. Eso es lo que hizo Johnson y obtuvo un documento de 1.718 páginas que contenía los detalles de seguros de salud y los diagnósticos médicos filtrados por un laboratorio de pruebas médicas. Dice que también encontró hojas de cálculo de un sistema informático de otro hospital que contenía la información de contacto y los números de seguro social de más de 20.000 pacientes.

Estos archivos pueden acabar en las redes de P2P porque un empleado utiliza el software para acceder a un archivo desde casa o instaló el programa en una computadora del trabajo sin permiso. Johnson asegura que incluso si eliminan los programas P2P, las copias de los archivos compartidos seguirán estando disponibles en línea.

En muchos casos, las carpetas que contienen datos personales son descargadas por conocidos ciberdelincuentes, señala Rick Wallace, un investigador de Diversa Inc., una compañía de seguridad que busca archivos filtrados.

En lo que va de año, las organizaciones de EE.UU. han reportado 317 casos de información filtrada, camino de superar el total de 2009 de 498, según el Centro de Recursos para el Robo de Identidad (ITRC por sus siglas en inglés), una organización sin fines de lucro. El ITRC suele recibir entre 700 y 1.000 llamadas al mes de personas que han sido víctimas de robo de identidad, dice Linda Foley, fundadora de la organización.

Los delincuentes cibernéticos suelen vender los números de tarjetas de crédito y otros datos personales que encuentran en foros que no son secretos pero a los que sólo pueden acceder personas al tanto. Aun así, cualquiera que teclee ‘fullz’ y ‘cvv2’ en el motor de búsqueda de Google puede ver una muestra.

Fuente: Wall Street Journal

Comments are closed.