The Information Systems and Computer Applications examination covers material that is usually taught in an introductory college-level business information systems course.

EE.UU.: escándalo por la filtración de informes secretos

EE.UU.: escándalo por la filtración de informes secretos: “Nueva crisis para Obama. Son 92.000 documentos sobre la guerra en Afganistán; los difundió el sitio WikiLeaks.

La filtración de más de 92.000 documentos militares secretos, en los que se describen matanzas contra civiles y gruesos errores de coordinación en los últimos seis años de la guerra en Afganistán, provocó una fuerte conmoción en Estados Unidos y dejó al descubierto que para la comunidad de inteligencia norteamericana la guerra contra los talibanes es un fracaso.

Los informes secretos fueron difundidos en Internet por el sitio WikiLeaks, que promueve la divulgación de informaciones secretas, y son un verdadero diario de las fuerzas norteamericanas en Afganistán, que se muestran hambrientas de recursos y atención mientras combaten contra una insurgencia talibana continuamente en crecimiento, mejor coordinada y cada vez más mortífera.

Los documentos, cuya filtración fue condenada en duros términos por el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jim Jones, dejaron en evidencia algunos elementos de la guerra que hasta ayer habían sido ocultados de la mirada pública. Los talibanes, por ejemplo, han usado sofisticados misiles contra naves aliadas, algo nunca reconocido por los militares. Este armamento -misiles Stinger- había sido provisto por la CIA a los mujaidines, que derrotaron a las fuerzas soviéticas en los años 80.

Los documentos también fueron entregados por WikiLeaks a los diarios The New York Times y The Guardian, y a la revista alemana Der Spiegel , que tuvieron acceso al material semanas atrás con la condición de no publicarlo hasta anoche.

The New York Times puso el foco en los documentos que revelan que los servicios de inteligencia paquistaníes ayudaron secretamente al movimiento talibán en Afganistán, mientras Islamabad recibía más de 1000 millones de dólares anuales de Washington por su ayuda contra los insurgentes. El diario neoyorquino explicó que decidió publicar los informes secretos porque consideró que son ‘de interés público’.

‘Decidir si se publican informaciones secretas es siempre difícil, y después de evaluar los riesgos y el interés público hubo ocasiones en las que decidimos no hacerlo. Pero a veces la información es significativamente de interés público. Estos documentos revelan la extraordinaria dificultad que enfrentan Estados Unidos y sus aliados’, afirmó el diario.

The Guardian , por su parte, afirmó que la masiva fuga de documentos ‘revela la verdad de la ocupación’, y afirma que ‘cientos de civiles fueron asesinados por las tropas de la coalición’.

Los documentos también consignaron la luz verde que Paquistán le da a su servicio secreto para reunirse con líderes talibanes, en encuentros en los que organizan grupos que combaten a los norteamericanos. Además, revelan que unidades secretas de comandos, como la Task Force 373 -un grupo secreto de operaciones especiales-, trabajaron con una ‘lista de captura y muerte’ de unos 70 comandantes talibanes. Estas misiones, que se incrementaron durante la presidencia de Barack Obama, demostraron notables éxitos, pero en varias ocasiones incurrieron en la matanza de civiles.

La aparición de los más de 92.000 informes secretos representa un gravísimo revés para la Casa Blanca y su estrategia en la cada vez más impopular guerra contra los talibanes.

En una señal de la gravedad de la filtración, Jones advirtió que la difusión de los documentos ‘pone en riesgo las vidas de norteamericanos y representa una amenaza para la seguridad nacional’.

En el caso concreto de los más de 90 mil “papeles de Afganistán”, las sospechas apuntan a que el culpable es el hacker Bradley Manning, quien fue detenido gracias a la colaboración con la policía de un pirata informático, Adrian Lamo, quien denunció que Manning había presumido de haber descargado 260 mil documentos clasificados y de haberlos enviado a Wikileaks.

Ayer, el fundador de Wikileaks, el australiano Julian Assange, aseguró que “nunca hemos publicado información que no estuviera contrastada o revisada”, y denunció que lo relevante de lo filtrado es “que la guerra es una cosa maldita detrás de otra, como la continua muerte de niños”.

Fuentes:

La Nación

Rebelión

WikiLeaks

Cronica

Comments are closed.