The Information Systems and Computer Applications examination covers material that is usually taught in an introductory college-level business information systems course.

A la caza de la energía oscura

 Observatorio Astrof�sico de Javalambre

Durante las últimas décadas la Cosmología ha sufrido avances gigantescos pero aún no tenemos un modelo que dé plena cuenta del funcionamiento del Universo. El hecho de que la velocidad de alejamiento de las galaxias esté aumentando es una evidencia de que el Universo se está acelerando, pero para poder explicarlo es necesario recurrir a la existencia de la energía oscura.

 

Según el modelo más aceptado, el 23% del Universo estaría formado por materia oscura y el 73% por energía oscura, pero de ellas se sabe poco o casi nada. Para poder estudiarlas hace falta conocer su distribución en el Universo y analizar su comportamiento. Esta necesidad hace imprescindible el desarrollo de proyectos con una nueva instrumentación específica, diseñada para hacer estudios a gran escala del Universo que muestreen grandes volúmenes del Cosmos.

 

Para dar respuesta a estas necesidades, se está construyendo el Observatorio Astrofísico de Javalambre (OAJ), en Teruel. Situado en el Pico del Buitre a 1.957 metros de altitud, el observatorio contará antes del año 2013 con dos telescopios de nueva generación, cuyos espejos principales serán de 2.5 metros (T250) y 80 cm (T80) de diámetro. Estarán dedicados fundamentalmente a la realización de un cartografiado en tres dimensiones del cielo, cubriendo un área de 8.000 grados cuadrados en apenas 5 años. El cartografiado permitirá determinar la distancia a la que se encuentran más de 250 millones de galaxias con precisiones mayores del 0.7%, así como estudiar la historia de la expansión del Universo de los últimos 10.800 millones de años.

 

Los datos que se obtengan serán además relevantes para muy diferentes campos de la Astrofísica y la Cosmología, incluyendo objetos a alto redshift, estudio de poblaciones estelares en galaxias y de su evolución, cuásares y galaxias peculiares, grupos de galaxias, estudios galácticos (estrellas del halo, cúmulos globulares) o incluso cuerpos del sistema solar.

 

La fase de ejecución de las instalaciones, que están financiadas a partes iguales por el Gobierno de España y el Gobierno de Aragón, comenzaron en marzo de 2010. El diseño, construcción, operación y explotación científica del observatorio se encuentra al amparo del Centro de Estudios de Física del Cosmos de Aragón. La institución, creada en el año 2008, es el primer centro específico de investigación en Astrofísica y Cosmología de Aragón.

 

Una instrumentación única para un cartografiado único

 

Para poder llevar a cabo el cartografiado de forma eficaz en un periodo de tiempo razonable, los telescopios han sido especialmente diseñados para poder cubrir grandes zonas de cielo en un solo apuntado. Este factor supone un reto tecnológico. A pesar de no ser telescopios de gran diámetro, sus campos de visión, de 3 y 1.7 grados de diámetro respectivamente, los hace únicos en el mundo.

 

Field of View

El T250 será además el mayor telescopio del que dispondrá nuestro país como exclusivamente suyo. Contará con una cámara panorámica de gran campo (JPCam) compuesta por un mosaico de catorce CCDs de gran formato, además de un sistema de 56 filtros que proporcionarán un espectro de baja resolución de cada punto del cielo observado en el rango óptico. Los detectores CCD de 10×10 cm cada uno estarán dispuestos en un área circular de medio metro de diámetro y con cada apuntado se cubrirá un área equivalente a 36 lunas llenas.

 

JPCam, que se encuentra ahora en plena fase de licitación, será la cámara con mayor número de píxeles (unos 1.200 millones) hasta la entrada en funcionamiento del LSST. Su peso estimado es de una tonelada y su costo de más de 4 millones de euros.

 

Un gran almacén

 

Otro de los desafíos que se presentan en el proyecto es la transmisión y tratamiento del volumen de datos que generará el cartografiado. La información que generarán las observaciones una vez terminadas ocupará 1.8 petabytes, equivalente a la capacidad de más de 380.000 DVDs. Para poder gestionarla el CEFCA ha creado la Unidad de Procesado y Archivo de Datos (UPAD).

 

Cada noche de observación se producirán 1.5 terabytes de datos que serán enviados a través de antenas desde el observatorio a la sede del CEFCA y que serán analizados durante la jornada posterior para la validación de la calidad de las imágenes y optimizar las observaciones posteriores. Todos los datos correctamente validados serán tratados de forma automática para generar un gran catálogo de objetos y sus características.

 

La UPAD será la encargada del almacenamiento, transmisión, tratamiento, generación delarchivo de datos y finalmente su puesta al servicio de toda la comunidad científica.

Artículo publicado para el Máster de la UNED Periodismo Científico y Comunicación Científica.

Comments are closed.