The Information Systems and Computer Applications examination covers material that is usually taught in an introductory college-level business information systems course.

Archive for November, 2012

Mac OS X: cómo desinstalar aplicaciones by Bárbara Pavan

El cambio de WindowsMac puede ser duro. No porque sea negativo –de hecho, creo que es muy positivo, pero en este caso es una opinión completamente personal- sino porque nos encontramos frente a dos sistemas operativos diferentes que tienen detalles que no se replican. Tienen los dos una interfaz gráfica de usuario, por lo que no debe ser complicado de usar, pero tienen diferencias claves. Como por ejemplo, cuando queremos desinstalar una aplicación.

En Windows, generalmente tenemos un archivo .exe para desinstalar. También lo podemos hacer desde el Panel de Control. No contamos con esto en Mac OS X. Tampoco tenemos un lugar donde podamos ir a desinstalar las aplicaciones. Podemos recurrir a aplicaciones desarrolladas por terceros que se encarguen de eliminar lo que no queremos más en el ordenador, pero generalmente no hacen un trabajo demasiado exhaustivo y dejan archivos y “residuos” de la aplicación que queremos eliminar. La mejor forma de hacerlo es manualmente.

También podemos creer que, como estamos frente a un único ícono de una aplicación, estamos también frente a un único archivo. Pero en el panel de aplicaciones, estos íconos representan un grupo de archivos que son necesarios para que la aplicación pueda correr sin problemas. Por eso la mejor forma de eliminar archivos es a través del finder. Generalmente, estas apps dejan atrás archivos de preferencias o de soporte de la aplicación, que podemos usar si decidimos reinstalar la aplicación. Pero la verdad es que son innecesarios y nos ocupan espacio en el disco.

¿Cómo podemos desinstalar completamente las aplicaciones en Mac? En realidad es un proceso muy simple.

  • Abrir Finder
  • Buscar la aplicación que queremos eliminar –por el nombre debemos encontrarla sin problemas-
  • Hacer clic en el botón de + que aparece al lado de la barra de búsqueda
  • En los criterios de búsqueda, seleccionar “Otros” y luego “Archivos de Sistema”.
  • Incluir todos los archivos en la búsqueda
  • Seleccionar los resultados de la búsqueda para eliminar. Los archivos que elijamos se moverán a Trash.
  • Es necesario eliminar todos los archivos relacionados con la aplicación que se encuentren en todas las carpetas.
  • Luego de mover los archivos, verificar que las aplicaciones restantes o el sistema estén funcionando bien, para que no hayamos eliminado nada por error.
  • Reiniciar el Mac para comprobar que todo ha sido eliminado correctamente.
  • Vaciar la basura para eliminar definitivamente estos archivos.

Es un proceso muy simple, pero como siempre hay que tener cuidado con las cosas que estamos borrando. Una buena idea es, por ejemplo, complementar este proceso con algunas de las alternativas a MacKeeper que mencionamos en una oportunidad anterior.

Foto por Business Insider

 

Enhanced by Zemanta

¿Y ahora qué, Apple? by Jaime Novoa

Los retos de Apple con el software

¿Y ahora qué Apple? Todos sabemos que has construido un imperio difícil de igualar en el mundo del móvil y de los ordenadores personales. No simplemente por la cantidad de dispositivos que hay ahí fuera con tu manzana, si no por la calidad de lo mismos. Pero, ¿qué vas a hacer de aquí en adelante?

Soy de los que piensa que poco a poco nos vamos acercando a un límite de saturación en lo que se refiere al hardware que acompaña a nuestros ordenadores, y sobre todo a tablets y smartphones. Sí, NFC o la carga inalámbrica de smartphones son características interesantes pero, seamos sinceros, no lo suficientemente importantes como para decantar la balanza para un lado o el otro. Después tenemos pantallas cada vez más grandes, con una mayor densidad de píxeles y decenas de pequeñas características diferentes que a la mayoría de usuarios no les importan. Y con las tablets poco a poco va pasando lo mismo.

Podría llamarse lo antes descrito como la saturación del hardware, que poco a poco va convirtiéndose en un aspecto menos diferencial más allá de lo estético y bonito, que sigue manteniendo su importancia. Pero el software sigue evolucionando y sigue siendo una característica distintiva. No tanto los sistemas operativos como los servicios adicionales que cada empresa es capaz de suministrar a sus usuarios.

En este sentido Google está tomando una clara ventaja con respecto a competidores como Apple o Microsoft. Ojo, hablo de las versiones puras de Android, no las versiones llenas de porquerías que fabricantes y operadoras se empeñan en modificar para frustración de millones de usuarios. Google siempre ha sido una empresa de software, de ofrecer al usuario una serie de servicios muy potentes que poco a poco se van convirtiendo en esenciales en nuestras vidas. Gmail, Google Calendar, Mapas o Google Docs son ejemplos de esto, y poco a poco otros como Google Play o Google Now van ganando terreno frente a competidores. No ha sido un camino fácil para ellos, pero las mejoras que Android ha ido sufriendo en los últimos años son mayúsculas, hasta llegar al momento actual.

En esta etapa de diferenciación a través del software Apple parte con una clara desventaja. Ellos lo saben y movimientos estratégicos como el de los horripilantes mapas lo demuestran. Apple ha sido capaz de crear sistemas operativos como OS X e iOS que supusieron una revolución con respecto a interfaces tradicionales. Fueron en su momento un soplo de aire fresco. Pero estos sistemas operativos siempre han tenido un vacío que por ahora Apple no ha sido capaz de rellenar: el de los servicios.

Prueba de ello son aplicaciones como iCloud (o MobileMe en su momento), los increíblemente frustantes Mapas, iTunes, Siri o el abandono que productos como iLife o iWorks sufren desde hace ya meses. Mi compañero Miguel decía en Applesfera hace unas semanas que era hora de que Apple se preocupase más por el software y los servicios que ofrece como complemento a un hardware excepcional. Es una carrera o una contrareloj que Apple no se puede permitir perder. Así como fueron líderes en muchos otros sentidos con su hardware, también deben serlo en el software si creen que utilizar el de otros (como el caso de Google con Mapas) no es una opción.

Las miradas en estos momentos están puestas en Jonny Ive, nombrado recientemente jefe máximo del diseño del hardware y software de la compañía. Amigo de las estéticas minimalistas y admirador confeso de Dieter Rams, diseñador jefe de Braun durante muchos años, tiene en sus manos una tarea enorme: la de mantener a Apple en el podium del hardware y llevar también al podium a los servicios adicionales y el software que la empresa ofrece. No es una tarea fácil porque en parte supone romper con una tendencia no muy positiva que se ha ido alimentando durante años. Aún así, más vale tarde que nunca.

¿Y ahora qué Apple?, ¿qué vas a hacer de aquí en adelante?

Imagen | freakyman


Hoy se cumplen 27 años del lanzamiento de Windows 1.0 by F.Manuel

Microsoft Windows 1.0

El 20 de noviembre de 1985 veía la luz Windows 1.0. Han pasado ya 27 años y muchas cosas en el mundo de los sistemas operativos. No hay más que comparar la imagen de portada y la que tengáis delante sea cual sea el sistema que tengáis en vuestro equipo.

 

Windows 1.0 no era en sí mismo un sistema operativo, sino un complemento para MS-DOS. Fue el primer intento de Microsoft para proporcionar una interfaz gráfica multitarea. El proyecto había comenzado uno años antes, en 1981, bajo el nombre Interface Manager. Cuando se presentó ya fue bajo la denominación comercial “Windows”.

Las “novedades” de aquel lanzamiento ahora nos pueden parecer casi cómicas, pero supuso un gran avance pasar de una pantalla en negro con un cursor que parpadeaba, a disponer de forma gráfica de elementos tales como reloj, Notepad, calendario, calculadora, visor del portapapeles, etc.

Todo un logro de la técnica que se distribuía en una caja que contenía 5 discos flexibles de 5 1/4 de 360 KB. Curiosamente, Windows 1.0 no permitía la superposición de ventanas, éstas se organizaban en un mosaico único. Quién iba a decir a los responsables del sistema, que 27 años después estaríamos hablando de las Live Tilesde Windows 8.

Imagen | Marcin Wichary
En Genbeta | Clasicos del software

 

Enhanced by Zemanta

sudosh2, registra comandos de la shell from Security By Default by Alejandro Ramos

sudosh2 es una herramienta que sirve para grabar sesiones, como si fuera un video, de todos los comandos que se ejecutan en shell. La aplicación nace como continuación de sudosh, y alternativa a rootsh.
Una tarea similar se puede llevar a cabo con el comando “script”, incluido en el paquete util-linux. Pero este puede ser evadido y burlado de decenas formas distintas y debe ser invocado después que la shell.
sudosh2 está diseñado para ser llamado desde sudo, cuando un usuario requiera privilegios de administrador. Una vez se ejecuta, almacena en dos ficheros de log los datos: en uno los comandos y en otro los tiempos.
Un método tradicional para saltarse el registro de comandos, ya sea del bash_history o parches en la bash, es usando aplicaciones que permiten la ejecución de comandos. Por ejemplo se abre un editor vi y desde el, se introducen las instrucciones como :!cat /etc/passwd.
Esta técnica no es posible con sudosh2, ya que en el log se verá como se abre el vi y como se ejecutan los comandos.

Para instalarlo, se descarga y compila. Los ficheros de registro se almacenan en /var/log/sudosh/

La configuración de sudo en el /etc/sudoers, sería similar a esta:

Para revisar los videos (realmente archivos de texto procesables), se usa el comando sudosh-replay seguido del ID, sin ese argumento, se listarán todos los disponibles.

 

Hay bastante carencia de productos de este tipo, tanto en sistemas Unix como Windows y para determinados entorno sometidos a auditorias continuas, son prácticamente indispensables.

 

Enhanced by Zemanta

BOINC – Computación voluntaria distribuida by Contribuciones

 

BOINC es una plataforma de computación distribuida con fines totalmente altruistas, donde, el poder de cálculo de nuestros procesadores forman parte de una red de procesamiento distribuida para los diferentes proyectos existentes.
 
 

 

Algunos de los proyectos que podemos encontrar y en los que yo participo:
 
 
Para poder contribuir, debemos de descargarnos la aplicación habilitada para ello, elegir el o los proyectos en los que deseemos participar e introducir una dirección de correo electrónico y contraseña.
 
Yo he optado por la interfaz avanzada, ya que me permite, entre otras cosas, configurar el horario de trabajo de lunes a domingo y una granularidad mayor en las preferencias.
 
Interfaz avanzada de BOINC
Actualmente lo tengo instalado en un sistema Windows, pero además, voy a instalarlo en el servidor principal de casa, que con un uptime del 99,9% voy a aprovechar ese gasto energético colaborando con BOINC. En el caso de debian, hay que seguir las instrucciones que aquí se detallan:
 
 
En el caso de que nuestra distro sea diferente, tenemos esta otra dirección:
 
 
Si sois como yo en el sentido de que tenéis máquinas encendidas todo el día, puedes colaborar por esta buena causa. Además, puedes salir en el TOP 100 si eres uno de los más colaborativos:
 
 
Adrián Ruiz Bermudo

Ficheros temporales de MySQL by Jordi Prats

En MySQL existe la directiva tmpdir que indicamos el directorio que debe usar para crear ficheros temporales. Aún así, existen otros ficheros temporales que no se crean el dicho directorio.

 

Si definimos la directiva tmpdir veremos que allí crea ficheros con los datos de queries que no le caben en memoria (HEAP) y hace la operación (por ejemplo un sort) en disco:

# grep tmp /etc/my.cnf
tmpdir				= /var/mysql/tmp
# ls /var/mysql/tmp
#sql_22c8_0.MYD  #sql_22c8_0.MYI  #sql_22c8_1.MYD  #sql_22c8_1.MYI

Pero en el datadir también podemos ver en alguna ocasión ficheros temporales que ignoran la directiva tmpdir. En el caso de MyISAM ficheros TMM:

-rw-rw---- 1 mysql mysql 7684096 Nov 16 08:56 xbt_announce_log#P#p48.MYI
-rw-rw---- 1 mysql mysql    1024 Nov 16 08:56 xbt_announce_log#P#p52.TMM
-rw-rw---- 1 mysql mysql 7733248 Nov 16 08:56 xbt_announce_log#P#p51.MYI
-rw-rw---- 1 mysql mysql 7702528 Nov 16 08:56 xbt_announce_log#P#p50.MYI

O en el caso de InnoDB se forman con un identificador de la query:

-rw-rw---- 1 mysql mysql      13632 Nov 16 08:59 #sql-4731_a5b2.frm
-rw-rw---- 1 mysql mysql   28311552 Nov 16 08:59 #sql-4731_a5b2.ibd

Estos ficheros temporales en el datadir se producen cuando realizamos un OPTIMIZE sobre la tabla. Se tratan de ficheros temporales muy diferentes de los que nos referimos con la directiva tmpdir.

Con tmpdir indicamos los ficheros que corresponden a operaciones con los datos. Mientras que los ficheros temporales que se crean en el datadir son las propias tablas que se están recreando.

Tags: 

Relacionados

 

Enhanced by Zemanta

Are you in control of your working day? from Intranet Focus by Martin White

I spend a lot of my time talking to people in their office, either in a meeting room or at their desk. It’s the part of my job I love the most. It is not just about the answers I receive to my questions that interest me but also how they go about managing the time they are spending with me. Increasingly people bring both a smartphone and a tablet with them to the meeting and spend much of the 40 minutes that I tend to use as a meeting duration (tip – it’s never positioned as an interview!) responding to messages from their mobile devices. Even if they don’t send a message back I can see the news change their demeanour and I always have to summarise where we were in our conversation. We are losing control of our working day because we want to appear social and responsive to our colleagues.

For some years now Gloria Mark at the University of California, Irvine, has been studying the impact of interruptions on the way we work and also the way in which multi-tasking is now a common mode of working. Her research indicates that we are interrupted every 11 minutes and that it takes us 25 minutes to return to the original task. Even on a good day this may mean we do not finish the task and take work home to finish it in an environment where we have more control over interruptions. On a bad day we might not even get to start the task. When I take an early train into London I find it fascinating to see people take a phonecall and tell the caller that they are on a train so could they call when they get to the office, but then continue to have a conversation for perhaps 20 minutes. This is at 8am in the morning.

The iPass reports on mobile adoption are essential reading if you are in the process of supporting mobile access to corporate resources. In the Q4 2012 iPass report there is a list of 11 different types of technology interruptions, ranging from email to Google+. Mobile workers typically spend between 15 minutes and an hour a day coping with these interruptions. What is concerning is that the percentage of employees spending more than an hour a day coping with interruptions is increasing every year.

Much is made of the benefits of social media in the workplace, and the benefits are well documented. But rarely is there any discussion of the downsides of being ‘always on’. Of course you can book private time on your calendar but does it stop people trying to contact you? “I know you don’t want to be disturbed but this won’t take a minute” is the usual introduction. The brief conversation may indeed last only a minute but based on the research undertaken by Gloria Mark it may be 25 minutes before you get back to writing the proposal for a very important new business opportunity.

There has been a substantial amount of research into the ways that people work with computers, often rather hidden away under the academic topic of computer-supported cooperative work (CSCW).  There are well over 1 million citations to CSCW on Google.Take a look at the programme for the 2012 ACM Conference on CSCW to get a sense of the value of this research in the development of digital workplaces.  If digital workplaces are going to have a positive impact on work output then we need to be taking careful stock of this research to ensure that a balance is kept between socialibility and a focus on the task in hand.

Martin White